Cifra Club

Una inmersión en la biografía de Violeta Parra

Todo aquel que se expresa a través de un filón de las artes, como la música, la pintura o la escultura, es artista. ¿Y cómo se llama alguien que utiliza todas estas modalidades para hacer desbordar sus talentos? Se llama Violeta. Conoce la biografía de Violeta Parra, la artista del pueblo.

Violeta Parra toca su guitarra con un fondo de arpilleras suyas
La pasión de Violeta por lo popular fue marcante en sus obras. (Foto/Reproducción/Discogs)

Ella trajo a la superficie de la escena artística mucho de lo que el mercado dejaba hundido. Las canciones populares y las tradiciones campesinas fueron rescatadas gracias a Violeta, y ganaron espacio a través de su voz.

¿Quién fue Violeta Parra?

A continuación emprende un viaje biográfico y comprende quién fue esta artista chilena que dio visibilidad al folclor y a la música popular latinoamericana.

Infancia e iniciación musical

Nacida el 4 de octubre de 1917, Violeta del Carmen Parra Sandoval pudo haber sido más una simple campesina sin muchas perspectivas, pero decidió hacerse oír. Decidió ser Violeta Parra.

El ambiente musical fue común en la vida de Parra. Creció en una familia humilde del sur de Chile, y mucho de lo que mostró en sus obras tuvo que ver con su origen rural.

Su padre, Nicanor, era profesor de música, lo que le dio a sus hijos una predisposición por las artes. Violeta tenía 10 hermanos, dos de ellos sólo por parte de su madre, Clarisa — quien también cantaba y tocaba.

En la región de Ñuble, donde creció, no había muchas formas de destacarse artísticamente, pero Violeta supo utilizar elementos presentes en su formación para prosperar.

Violeta Parra de niña, mira a la cámara
La niña Violeta ya era una artista. (Foto/Divulgación)

Comenzó a tocar la guitarra a los 9 años, y a los 12 ya componía sus canciones. Estas habilidades le resultaron útiles cuando, de adolescente, necesitaba cantar para sobrevivir.

Su padre se enfermó y murió en 1929, así que los niños trabajaron en el campo y en espectáculos artísticos locales para mantener a la familia con lo que ganaban.

A sus 15 años, Violeta fue invitada por un hermano mayor a vivir en Santiago. Ella, que había interrumpido sus estudios, volvió a dedicarse a ellos en la capital chilena, pero pronto se dio cuenta de que lo suyo era la música.

La evolución artística de Violeta Parra

Al presentarse con sus hermanos en restaurantes, comenzó lo que se convertiría en una carrera prometedora. Las interpretaciones de boleros, rancheras y otros ritmos tradicionales destacaron los Parra.

A fines de la década de 1930, durante una presentación, conoció a Luis Cereceda, con quien se casó y tuvo dos hijos — Ángel y Isabel, quienes también se convertirían en artistas de la música chilena.

La portada de un disco en vinilo de los hermanos Isabel y Ángel Parra
La portada de un disco en vinilo de los hermanos Isabel y Ángel Parra.(Foto/Reproducción/Memórias da ditadura)

Cereceda inició a Violeta en la vida política y se unieron en el apoyo a la ideología comunista. Al mismo tiempo, la artista mantuvo viva su actividad creativa: siguió componiendo, cantando e incluso integró un grupo de teatro.

El matrimonio terminó a finales de la década de 1940. Durante este período, el dúo Las Hermanas Parra, formado por Violeta e Hilda, comenzó a cantar y encantar al público con sus presentaciones.

Poco tiempo después, Violeta se casó con Luis Arce Leyton — con quien tendría dos hijas más, Carmen y Rosita Clara, pero esta última tuvo neumonía y murió cuando aún era una bebé.

Fue en esta época, a principios de la década de 1950, cuando Las Hermanas Parra grabaron sus primeros sencillos de música popular chilena.

El contexto político del momento invitaba a los más tradicionales a rescatar sus orígenes y dar voz a su verdadera identidad nacional. Eso incentivó a Violeta Parra a investigar más a fondo y sacar a la luz las manifestaciones folclóricas del país.

Esta obra le dio visibilidad a la artista. Luego tuvo éxito en algunos otros sencillos y se dio a conocer como una gran representante del folclore, lo que le valió el Premio Caupolicán como mejor folclorista del año, en 1954.

El éxito le abrió las puertas a Violeta, quien fue a presentarse a un festival en Polonia y estuvo 3 años en países europeos. En 1956, en la capital francesa, grabó su primer disco de larga duración, Chants et Danses du Chili (Canciones y Danzas de Chile).

Otros talentos de la artista

La vena artística de Violeta siempre fue fuerte. Ella, más que nadie, sabía que había nacido para influir con ideas expresadas a través de sus talentos.

De regreso a Chile luego de su paso por Europa, grabó algunos discos más y comenzó a dedicarse a otros campos artísticos: producía artesanías en cerámica, pintaba y creaba piezas bordadas – las arpilleras.

Violeta Parra borda un tejido, sentada
Las arpilleras de Violeta están en su museo en Santiago de Chile.(Foto/Reproducción/Viajento)

En otras estadías en Argentina y nuevamente en países europeos, comenzó a mostrar los trabajos artesanales que realizaba, y esta actividad fue ganando cada vez más espacio en su vida.

Las producciones manuales también la hicieron alzar vuelos que parecían imposibles: fue la primera latinoamericana en exhibir individualmente sus creaciones en el Museo de Artes Decorativas del Palacio del Louvre, en París.

En el siguiente video, algunos registros de la exposición realizada en 1964:

Fue también en esta época cuando conoció al gran amor de su vida, el antropólogo suizo Gilbert Favre, su tercer marido.

Los éxitos de Violeta

La folclorista tuvo varias canciones destacadas. Algunas de ellas llamaron aún más la atención por el contexto político, como Volver a los 17Hace Falta um Guerrillero y Qué Dirá el Santo Padre.

Violeta fue una de las precursoras del movimiento conocido como Nueva Canción Chilena, una variación de la Nueva Canción Latinoamericana, que buscaba valorar elementos sociales y tradicionales de los pueblos latinos.

Otro gran éxito en la voz de la artista, quizás el más grande de todos, fue Gracias a la Vida, que contó con varias regrabaciones realizadas por reconocidos nombres de la música, como la argentina Mercedes Sosa.

Otra contribución de Violeta Parra al mercado artístico fue la creación —  junto a sus hijos Isabel y Ángel — de la Peña de los Parra, un centro cultural de espectáculos musicales, que en poco tiempo lanzó su propio sello discográfico.

Por cierto, hablando de discos, Violeta tuvo mucho éxito en los que llevaban su nombre. Grabó 10 discos — además de 15 sencillos — y el último, Las Últimas Composiciones, fue editado meses después de su muerte.

La muerte de Violeta

La biografía de Violeta Parra no solo se compone de éxitos y alabanzas, lamentablemente. El final de la historia de esta increíble artista sucedió de una manera trágica e inesperada.

¿Cómo murió Violeta Parra?

Al final, no todo era color de rosa para Violeta. Uno de los proyectos en los que estaba trabajando, Carpa de La Reina, un lugar para promover la música y enseñar manualidades, no estaba funcionando tan bien como ella lo había imaginado, y esto empeoró su situación psicológica.

La reciente separación de Gilbert Favre, con quien intentaba reconciliarse, también tuvo un papel decisivo en la salud mental de Parra.

El 5 de febrero de 1967, la cantante se suicidó disparándose en la cabeza dentro de su carpa, a la edad de 49 años. La mujer fuerte y luchadora se rindió, pero no por cobardía. Se necesitó coraje para darse cuenta de que había llegado a su límite.

Violeta se fue al cielo, pero aquí sigue floreciendo. Nos dejó mucho más que una obra musical. Su mayor legado es el ejemplo de una mujer guerrera que siempre se adelantó a su tiempo.

¡Si quieres saber más sobre la biografía de Violeta Parra, comparte este artículo y ayuda a que la obra de este ícono artístico siga influyendo positivamente en quienes se acercan a conocerla! 😀

Leia também

Ver mais posts
OK