Cifra Club

¿Cómo aprender a tocar guitarra en 9 pasos?

¿Por qué hacer realidad ese sueño y aprender cómo tocar guitarra? Sea para acompañar a los amigos en un asado, tocar en la iglesia o incluso impresionar al crush, la guitarra es el instrumento ideal.

Chica aprende cómo tocar guitarra
Dominar la formación de los acordes con pestaña es un paso fundamental para tocar guitarra (Foto/Pexels)

Totalmente versátil, la guitarra va bien con la mayoría de los estilos musicales. Además, es muy práctica, liviana y no ocupa mucho espacio, lo que la convierte en la compañera ideal para las más diversas situaciones.

Cómo comenzar a tocar guitarra

En este post, te vamos a ayudar en la jornada de aprender este instrumento. En nueve tópicos, tendrás tips que van desde cómo escoger un instrumento ideal hasta qué asuntos necesitas para aprender a tocar guitarra

Entonces, ¡vamos!

1. Comprando una guitarra

Antes de todo, tienes que tener una guitarra. Actualmente, el principal tip es: ¡investiga mucho! Hay bastante información en Internet sobre marcas y modelos buenos y confiables para los más diversos rangos de precio. Por eso, busca una tienda de confianza o vendedores bien evaluados en sitios web reconocidos.

Y si quieres ahorrar más y prefieres comprar un instrumento usado, el consejo es que lleves a alguien que entienda un poco del asunto para ver la guitarra antes. A pesar de que una para principiantes puede ser sencilla, hay defectos que comprometen el sonido, entonces, ¡debes estar atento!

Además, un tip importante es adquirir un instrumento que sea cómodo para ti. Existen modelos de diversos tamaños, como los infantiles, ¾, clásicos, flat, folk, etc. 

Cada uno tiene una sonoridad específica, entonces, si puedes, prueba varios. Encuentra el sonido que te gusta y que se adapte bien a tu cuerpo.

2. Eligiendo: cuerdas de acero o de nylon

Quien empieza a tocar guitarra, normalmente siente dolor en la punta de los dedos de la mano izquierda (la que presiona las cuerdas, a no ser que seas zurdo). Hasta que no salgan callos, la sensación va a ser incómoda.

Eso puede amenizarse si llevas el instrumento a regularlo, donde un luthier o en la tienda donde lo compraste. El ajuste hace con que las cuerdas queden “más bajas”, o sea, más cerca al mástil, lo que facilita a la hora de tocar.

Las cuerdas de acero hieren más los dedos, la tensión que producen es mayor y eso puede ser incómodo. En compensación, el volumen producido tiende a ser más fuerte y estridente.

Por otro lado, las cuerdas de nylon son más suaves, tienen un volumen más bajo y un sonido más “cerrado” o “para dentro”.

El consejo es elegir la que se encaja mejor con tu gusto musical. Poder producir sonidos con timbres parecidos a los de las canciones que te gustan será un gran incentivo para continuar estudiando.

Las cuerdas de nylon son generalmente más usadas en estilos más clásicos, como boleros y otros que privilegian el fingerpicking. Por otro lado, las cuerdas de acero, son más comunes para estilos como el rock, el pop y el góspel.

3. Aprendiendo sobre las cuerdas y la afinación

Ahora que ya tienes el instrumento, llegó el momento de producir el sonido y efectivamente a aprender cómo tocar guitarra.

El primer paso es conocer el nombre de cada cuerda. En la guitarra, contamos las cuerdas de abajo para arriba, o sea de la más delgada para la más gruesa. Cada una de ellas corresponde a una nota y se representa por una letra:

  • La primera cuerda es la Mi (E)
  • La segunda cuerda es la Si (B)
  • La tercera cuerda es la Sol (G)
  • La cuarta cuerda es la Re (D)
  • La quinta cuerda es la La (A)
  • La sexta cuerda es la Mi (E)

Con esa información, puedes usar aplicaciones para afinar tu guitarra. Solo debes ajustar las clavijas según te lo indica la app, apretándola o soltándola, hasta alcanzar la sonoridad correcta.

4. Tocando las primeras melodías

Después que te has familiarizado con las notas de la guitarra, llegó el momento de comenzar a aprender algunas melodías.

Resumidamente, las melodías son las notas individuales tocadas en secuencia, o sea, una nota tocada atrás de la otra. Podemos entender la melodía como parte de las canciones que son cantadas y que tarareamos o silbamos.

La forma más fácil de tocar melodías en la guitarra es a través de tablaturas. La tablatura es una representación de la guitarra con seis líneas, cada una representa una cuerda, con números que indican el traste que debe tocarse. Se lee de la izquierda para la derecha.

En Cifra Club, encuentras la colección de tablaturas más completa de Internet. ¡Entra sin moderación y aprende las melodías que más te gustan! Esto te dará agilidad e independencia en los dedos y te ayudará a memorizar las canciones facilitando el proceso de cómo aprender a tocar guitarra.

5. Practicando los acordes

En seguida, es hora de aprender a hacer los acordes. Un acorde es un conjunto de notas que acompaña las melodías. Con ellos podemos hacer la base para cantar o tocar con otros instrumentos.

Los acordes se representan por la letra de su nota principal y pueden tener algunas variaciones, dependiendo de las notas utilizadas.

En la música popular, con pocos acordes como G (Sol), D (Re), Em (Mi menor) y C (Do), podemos tocar muchas canciones. Por eso, dedica tiempo para aprender las posiciones de los acordes y cómo cambiarlos con la máxima agilidad.

Una de las mejores formas de mostrar que ya estás aprendiendo cómo tocar guitarra es mostrándoles a tus amigos una secuencia de acordes bien conocidas. Aprende secuencias bastante usadas como:

  • D (Re), A (La), Bm (Si menor) y G (Sol)
  • C (Do), Am (La Menor), F (Fa) y G (Sol)
  • A (La), D (Re) y E (Mi)

Para tocar algunas notas, principalmente F (Fa) y B (Si) se necesita hacer una cejilla, la técnica de usar un dedo para apretar varias cuerdas a la vez. Hacer una cejilla por primera vez es un dolor de cabeza para la mayoría de principiantes, pero no lo abandones. Con determinación y práctica, lo vas a lograr.

6. Conociendo nuevos ritmos

Mientras estás familiarizándote en cómo hacer los acordes, tu otra mano debe acostumbrarse con diferentes ritmos.

En la música, los ritmos son la secuencia de sonidos y pausas. En la guitarra, empezamos a aprender los ritmos con flechas para abajo y para arriba y con comas. Estas flechas indican en qué sentido debemos tocar las cuerdas y las comas indican las pausas.

Para tocar la mayoría de las canciones usamos básicamente dos ritmos:

  • 3/4, popularmente conocido como vals;
  • 4/4, usado en la mayoría de canciones de pop y rock;
  • otros ritmos más complejos como 7/8 o 9/8 también existen, pero son un asunto más complejo para más adelante.

Podemos hacer cada uno de estos ritmos con diferentes pulseos y andamiento (velocidad). Por eso, busca repertorios diferentes y practica lo máximo de ritmos nuevos que puedas.

7. Practicando siempre

Muchos alumnos buscan una fórmula mágica de cómo aprender a tocar la guitarra, solo que no existe atajo, el secreto es la dedicación. Pero si quieres desarrollarte en el instrumento, debes practicar varios fundamentos. La práctica de por lo menos 15 minutos por día puede ayudarte a memorizar lo que fue estudiado y a desarrollar agilidad en los dedos.

Además, tener un modo organizado de abordar los asuntos te ayuda a evolucionar en el instrumento.

8. Mentalizando un repertorio

Después de tener cierta agilidad para alternar los acordes y tocar algunos ritmos, ya puedes empezar a tocar. Entonces, aprovecha y busca los cifrados de aquellas canciones que te gustan y siempre las quisiste tocar.

Si son muy difíciles, busca la versión simplificada. Esas versiones mantienen las características principales de las canciones, pero con otras sugerencias de acordes.

Aun así, no dejes de intentar hacer los acordes difíciles cuando surjan, si tienes una pestaña en el camino, aprovecha la canción para practicarla.

Ir creando un repertorio y siempre buscando tocar canciones completas son prácticas que te ayudan a mantener la uniformidad en el ritmo (ni correr mucho, ni dejar la velocidad disminuir). Además, vas desarrollando la agilidad en el cambio de posiciones y empiezas a notar la sonoridad de cada intervalo de acordes. 

9. Invirtiendo en tu evolución

Si has llegado hasta aquí, estoy seguro de que ya te estás enamorando de tu guitarra y quieres continuar aprendiendo. Pues, una de las mejores formas de evolucionar es buscando profesores y clases que ofrezcan material exclusivo y de calidad.

Ya sea con clases online o presenciales, lo que debes hacer es buscar profesores que toquen el estilo que quieres aprender. Además, investiga la reputación del profesor o del curso, antes de empezar.

También puedes utilizar los diversos recursos digitales que existen hoy en Internet. ¿Recuerdas que te mencioné que puedes usar las aplicaciones que hay disponibles para afinar tu guitarra, por ejemplo? Hay también otras que pueden contribuir enormemente con tu aprendizaje.

Por eso, te invito a conocer las aplicaciones que Cifra Club ha creado para ti. ¡Disfrútalas y aprovéchalas!

Lee también

Ver más posts
OK